El soñador furtivo

 

Tomás vive en una tranquila ciudad castellana en una época -mediados de siglo- en la que no se vislumbran emociones ni horizontes. El chico se ha hecho un soñador furtivo. Su imaginación desbordante le permite escapar de un mundo cerrado y oscuro. A la salida del colegio, sentado ante una mesa camilla, sueña con viajar por el mundo, explorar continentes, escribir libros.... Un día, la turbadora presencia de una jovencita le descubre un mundo más apasionante que el de sus solitarias fantasías: el furtivo placer de los encuentros soñados.

(Aguilar, 1989; Acento, 1999)

Para comprar este libro en formato digital en leer-e entrar aquí